607 679 504 Pide tu cita

Physium es una herramienta de Fisioterapia que se basa en la Presión Negativa, es decir, un sistema que llega al tejido a tratar (previa evaluación y diagnóstico) en succión, por tanto, NO HAY DOLOR EN EL TRATAMIENTO, al no tener que presionar el tejido en cuestión.




Como herramienta que es, supone una prolongación de nuestras manos en el tratamiento, por tanto, sentimos a través del cabezal que hay en contacto con la piel o tejido a tratar en el paciente. A parte del tratamiento, durante el mismo proceso, la Presión Negativa o succión nos da información de lo “adherido” que esta el tejido, y así tener más información para la evolución del paciente.

Se puede aplicar en cualquier tejido susceptible de tratamiento con las manos, e incluso, puede llegar a zonas que con las manos es mucho más dificultoso y lento, debido al dolor que proporciona la presión sobre un tejido dañado o sensible.

Es una herramienta muy efectiva en cicatrices postraumáticas tras intervenciones quirúrgicas, ya que disminuye notablemente las “adherencias” o fibrosis que se produce en un tejido cicatricial.
Os remitimos al testimonio de Dani Pedrosa.




No obstante, lo que más nos importa en Clínica Blue es el DIAGNOSTICO y la ASIMILACION del tratamiento, por lo que vamos realizando durante la sesión controles para ver la evolución del paciente en carga y podamos obtener el mayor partido a nuestras herramientas de trabajo.

PHYSIUM está indicado a nivel deportivo ya que consigue:

El masaje puede relajar el músculo y, por lo tanto, puede ayudar a mejorar la flexibilidad de las articulaciones, reduciendo la tensión pasiva de los músculos antagonistas.

Incrementar el rango de movimiento de las articulaciones, el alcance o la longitud de la zancada. La mejora de la flexibilidad se asocia con una mejor economía de movimiento y una reducción el riesgo de lesiones.

La presión para ganar al participar en los deportes, una mala relación con el entrenador o la frustración que implica no poder jugar en los partidos pueden afectar negativamente a un atleta.